La aerolínea United Airlines declaró este jueves que, pagará hasta 10 mil dólares a los viajeros que de forma espontánea cedan sus asientos en vuelos sobrevendidos, un esfuerzo que realizan para recuperar su imagen y dejar hacía un lado todo lo negativo que ha sucedido en dicha aerolínea, evitando así posteriores reclamaciones.

 

 

Esta propuesta nace luego de que su contrincante Delta, ha proyectado objetivos ideales para convidar hasta nueve mil 950 dólares en tales casos, a esto se le suma el deceso de un conejo gigante en un vuelo entre Londres y Chicago que, mancha la imagen de la compañía.

 

 

 

A su vez, también se planteó, que tomarían decisiones para reducir la sobre venta y mantener al cliente contento, dentro de un paquete de 10 medidas tras haber estudiado su reglamentación. Si el riesgo abierto por la divulgación de las imágenes del desahucio forzó a la empresa a disculparse y cambiar de forma imperativa el protocolo de actuación en caso de overbooking.

 

 

Las cifras del Departamento de Transporte de Estados Unidos señalaron que, en el año del 2015 las aerolíneas estadounidenses anunciaron el fallecimiento de 35 animales, 14 de ellas fueron asentadas a bordo de vuelos de United Airlines.

 

 

En el nuevo informe  la aerolínea ha ultimado un discurso de fallas en el servicio al cliente, la capacitación y la tecnología. Entre ellos, se encuentra restringir el uso de la aplicación de la ley sólo a cuestiones de seguridad. Esta política entró en vigencia el 12 de abril. Los cambios incluyen a no forzar a los viajeros sentados en el avión a abandonar su asiento involuntariamente, a menos que la garantía esté en peligro. Esta, entrará en vigor el 27 de abril.

 

 

Los sobrecargos de vuelo esperan contar con la suficiente capacidad para el mes de julio, mientras que, por otro lado la aplicación estará disponible para los agentes de puerta próximamente.