Quiero ser asesora tuppersex, pero antes no sabía cómo conseguirlo. Por ello me metí en una página web de una sexshop de prestigio, que también realiza reuniones tuppersex. Como estaban abiertos a solicitudes para ser asesora tappersex, sólo tuve que rellenar una solicitud que se encontraba en la misma página y, ¡a la semana ya estaba dentro de la empresa!

 

 

 

 

 

Para ser asesora tupersex, me dieron un montón de información sobre sexualidad, relaciones sexuales y todos los productos que vendería, y asistí de ayudante y oyente a algunas reuniones tappersex de compañeras. Ahora que ya estoy totalmente formada en el trabajo tuppersex, puedo ejercer de asesora tapersex y hacer todas las reuniones tupersex que me apetezca.

 

 

Con este nuevo trabajo, puedo sacar un dinero extra al mes, y así el año que viene me compraré una casa en la playa ¿no es genial? Tengo el trabajo más divertido y reconfortante del mundo, y soy mi propia jefa ¡me encanta ser asesora tuppersex!